Todos sabemos que Linux no es la opción principal, como sistema operativo, frente a Windows o macOS pero por ello no significa que no podamos darle una oportunidad. Linux puede aportarte una serie de características geniales que te harán ahorrar tiempo y (casi dinero) aumentarán tu productividad.

Hay, además, una ventaja adicional: una funcionalidad llamada Live Installations te permite probar el sistema sin tener por qué instalarlo, sea en una partición o borrando por completo el sistema. Linux viene en varios sabores y modalidades, llamadas distros, así que depende de ti completamente la que elijas. Ubuntu es, de lejos, la más popular en el escritorio y es sin duda el lugar más adecuado para principiantes así que nos hemos centrado en ella pero realmente cualquiera es válida.

1. No hace falta decirle adiós a Windows o macOS

Instalar Linux no quiere decir que, le digas adiós a tu sistema Windows o Mac. Ubuntu puede ejecutarse sin problemas en sistemas con dual-boot (doble arranque) o inclusive directamente a partir de una unidad USB. Siguiendo las instrucciones que aparecen en la página de Ubuntu para dejarlo completamente listo: solo necesitas o un DVD o una memoria USB de al menos 2 GB.

zzojlzd82b2uucswnzbn

El beneficio de usar una memoria USB o DVD es que tu sistema operativo principal (Windows o Mac) permanece intacto. Por otro lado, tanto el rendimiento como la usabilidad se ven ligeramente perjudicados y existen limitaciones en ciertas operaciones del sistema. Además, para instalar aplicaciones y guardar archivos permanentemente necesitas una memoria USB con la opción de persistencia activada

2. Fácil configuración

Antiguamente instalar software y códecs populares en Linux era un quebradero de cabeza para los menos expertos. Ahora no. Ubuntu, por ejemplo, te insta a descargar códecs para los formatos de audio y vídeo más populares en un solo clic y la mayoría de sistemas modernos pueden detectar redes wifi automáticamente y conectarse a ellas.

drcdxozafcpslgsaiexc

Aunque es cierto que algunos usuarios pueden llegar a encontrarse perplejos con la cantidad de opciones disponibles, la sensación no es mucho más rara que cuando se cambia de Windows a Mac o viceversa. Hay también toneladas de ayuda en foros de soporte así que la mayoría estará disfrutando del sistema en solo unos minutos.

3. Todo lo que necesitas viene de serie

En Ubuntu viene incorporado Firefox para navegar, Tunderbird para la gestión de tu email y LibreOffice para crear documentos, hojas de cálculo y presentaciones. Otras aplicaciones open source gratuitas como GIMP (similar a Photoshop), Evolution (la versión de Linux de Outlook) y Kodi (reproducción de archivos), están solo a unas cuantas descargas.

onoud2i9tk6m5no90g6e

Otras aplicaciones ya conocidas en otras plataformas disponibles para Linux son Google Chrome, Plex, VLC, Slack, Dropbox, Skype y Spotify. No olvides tampoco todos esos programas que pueden ejecutarse en la pestaña del navegador, desde Microsoft Office a Google Play Music.

4. Es muy, muy seguro

Dado que la cantidad de usuarios de Linux como sistema de escritorio es muy bajo, esto hace que un número muy pequeño de hackers buscando exploits y vulnerabilidades de las que aprovecharse. Más allá de los números en bruto, Linux es un sistema increíblemente seguro. Se diseñó desde el comienzo para serlo, desde los privilegios de acceso que se dan por defecto a los usuarios a cómo el código Linux se desarrolla y mantiene.

falojc5vol6xm0jw6adg

Linux puede crashear y ser vulnerado como cualquier otro sistema operativo, pero el hecho de que pocas piezas de malware son compatibles con la plataforma y que el daño que harán será mucho más limitado implica que es una elección muy sólida para los que necesiten seguridad. Es también menos susceptible de verse ralentizado por bloatware como, ejem, Windows.

5. Apoyarás el software gratuito y Open-Source

Linux es más que un sistema operativo, es una filosofía. No es simplemente gratuito (como Google Chrome, por ejemplo) sino que el código es también abierto y gratuito (al contrario que Chrome, sin ir más lejos). Puedes usar el sistema operativo y el software sin pagar un centavo, pero también ver el código y realizar cambios en él, si así lo vieses propicio.

Cuando usas Linux apoyas una comunidad de millones de personas dedicadas a que el software sea gratuito, fácil de usar y de instalar. Esa filosofía ha ayudado a llevar innovación a la web, a Windows y a OS X, así como al propio Linux. Si quieres ahondar tus conocimientos en desarrollo de software, Linux es uno de los lugares por los que deberías comenzar.

pad2rt0uffy5gwffuzgd

 

Noticia apareció originalmente en Gizmodo
Anuncios